• cuerpos_vivos-01.jpg
  • cuerpos_vivos-02.jpg
  • cuerpos_vivos-03.jpg
  • cuerpos_vivos-04.jpg
  • cuerpos_vivos-05.jpg
  • cuerpos_vivos-06.jpg
  • cuerpos_vivos-07.jpg
  • cuerpos_vivos-08.jpg
  • cuerpos_vivos-09.jpg
  • cuerpos_vivos-10.jpg
  • cuerpos_vivos-11.jpg
  • cuerpos_vivos-12.jpg
  • cuerpos_vivos-13.jpg
  • cuerpos_vivos-14.jpg
  • cuerpos_vivos-15.jpg
  • cuerpos_vivos-16.jpg
  • cuerpos_vivos-17.jpg
  • cuerpos_vivos-18.jpg
  • cuerpos_vivos-19.jpg
  • cuerpos_vivos-20.jpg
  • cuerpos_vivos-21.jpg
  • cuerpos_vivos-22.jpg
  • cuerpos_vivos-23.jpg
  • cuerpos_vivos-24.jpg
  • cuerpos_vivos-25.jpg
  • cuerpos_vivos-26.jpg
  • cuerpos_vivos-27.jpg
  • cuerpos_vivos-28.jpg

Cuerpos Vivos

A 2 días de terminarse el año, los estudiantes de Danza de la Universidad de Chile se preparan para bailar por última vez en el escenario como alumnos y compañeros frente a un repleto teatro de la misma casa de estudios.

Son los últimos meses que cursan como alumnos de la institución en medio de una importante crisis educativa que aún continua afectando tanto a sus estudiantes como trabajadores. La nefasta administración de la institución ha dejado de lado por años a los estudiantes de Arte, con pésimas infraestructuras, hacinamiento, pocas salas y espacios de recreación, ascensores que se caen y no funcionan, sólo por mencionar algunos de los conflictos.

Un latente romance me lleva a fotografiar desde adentro la historia de este grupo de indomables estudiantes y actuales bailarines/as, que sin duda alguna son reflejo de todos los jóvenes que resisten en un sistema educativo que ve a las personas como mercancía y a la educación como un redondo negocio.

Danzar es resistir, es amor y es energía. En un oscuro departamento del séptimo piso de la Sede Alfonso Letelier Llona de Santiago, en medio de ejecutivos danzando al ritmo del trabajo y autos atochados en las interminables obras de restauración vial, se alistan para emprender el vuelo los cuerpos vivos de la generación 2015 de bailarines y bailarinas de la Universidad de Chile.

INFO

Fotógrafo: Diego Figueroa